Carta a mi abuelo

Por: Lic. Ricardo "Cain" Gonzalez Maldonado


A ; DON JOSÉ LEÓN GONZÁLEZ
Domicilio Conocido
Cong. Rodríguez, Coah. México ,


De ; Tu nieto querido, Ricardo “Caín” González
Maldonado


Como de cariño te decíamos, todos tus nietos;
GÜELO LIÓN ‘ DON JOSÉ LEÓN GONZÁLEZ


Viejo; güelo . como te extraño, no le pondré fecha a esta carta, porque desde que te fuiste la he escrito muchas veces, asi que ahora te la mando sin fecha de envío, solo con remitente, que es tu nieto, quien tanto te quiso, te quiere y te querrá siempre. Han pasado muchos años que te fuiste, y para mi es como si fuera ayer, mas de los días estas en mis pensamientos, recuerdo los últimos días que platicamos, me preguntabas esto, me preguntabas lu. otro, yo sabia que era para hacerme platica, como quisiera ahora tenerte para hacerte yo tantas preguntas que no te hice, y quedaron pendientes, y aun las traigo conmigo y te las voy a hacer cuando nos reunamos de nuevo, yo se que me tienes preparado un lugar, junto a ti , como tambien se que a tu lado esta tu esposa ,mi abuela Dona Josefa
Bernal y tambien creo que esta, a tu lado mi primo,mi querido primo Indalecio Maldonado
Gonzalez, el conejito , mi hermano Francisco Javier Gonzalez Maldonado .

Viejo, estoy en deuda contigo, pues te fuiste sin cobrarme el gran favor que me hiciste, de enviarme a estudiar a Monclova, cubriendo tu gran parte de los gastos para mis estudios de
Contador, después ya terminada esa carrera todo corrió por mi cuenta,y continúe pues quería algo mas, y así fue que seguí, seguí tus consejos, y los lleve a cabo, como tu me dijiste haciéndole frente a la vida, sin miedo y no pasa nada, y en esas me encuentro, te dedico mis triunfos de los fracasos yo me encargo, pues son únicamente míos, ahora yo, como tu lo hiciste conmigo, doy consejos a mis nietos pues ya tengo siete, y creo que vamos por mas, como quisiera tenerte de frente y abrazarte, muy fuerte, pues me quede con las ganas de despedirme de ti en vida, te fuiste de repente no me avisaste, recuerdo bien cuando me dijeron que estabas grave, corrí, corrí queriendo platicar contigo, pedirte que te esperaras un poco mas, que no te fueras, pero fue muy tarde, pues cuando llegue te encontré sin vida, no me querían decir para no confundirme mas, pero tu ya te habías ido.

Recuerdo que te lleve en mi camioneta en la parte trasera a despedirte al panteón, no podía yo aceptar que fueras atrás de mi camioneta y yo manejando, en ese trayecto que no quería yo avanzar, no quería yo llegar , a ese lugar donde te dejaría de ver para siempre, quería que tu estuvieras conmigo en la parte delantera de la camioneta, quería que fueras a mi lado pero era imposible, pues tu ibas en lo que seria tu ultima morada, el ataúd, el cajón donde descansarías para siempre hasta la eternidad.

No se ni como lo hice, iba manejando pero en una forma un tanto adormecido, no recuerdo muchas cosas, casi pierdo el sentido, pero algo mas fuerte que mi debilidad me impulsaba a no desvanecerme, y aguante hasta verte en el sepulcro de tu ultima morada, contigo se iban parte de mis emociones, pues todo lo que hacia o pensaba eran parte de tus consejos, tus experiencias, quería ser como tu, fuiste mi inspiración, me decías que tu sabias que yo iba llegar lejos, muy lejos, tenia tu respaldo, siempre lo tuve, me diste tu mano como abuelo y como amigo, tu apoyo moral y espiritual, estoy en deuda contigo viejo, te quiero; la distancia del tiempo no es un factor que nos aleje, tu estas acá conmigo, en mi corazón, en mis pensamientos, eres lo máximo para mi, el mejor ser humano que ha existido, ese eres tu güelo Lión,
DON JOSÉ LEÓN GONZÁLEZ, “Lión”,
mis respetos y mi admiración para ti dondequiera que estés güelo,te extraño mucho y aun me haces falta.

Carta, a mi abuelo, Jose Leon Gonzalez.

Las lagrimas están ahora presentes, güelo, no puedo contenerlas y mi nieto que esta conmigo, me pregunta por que lloras güelo, le tengo que decir que es que algo me cayo en los ojos, es tan pequeño, se llama RICHARD es hijo de mi hijo RICHARD, el cuarto Ricardo de la familia, pues como tu sabes primero fue mi padre
RICARDO GONZÁLEZ BERNAL, tu hijo, güelo,después fui yo, RICARDO GONZÁLEZ MALDONADO,tu nieto, después mi hijo RICHARD GONZÁLEZ CARRILLO, y ahora RICHARD GONZÁLEZ GONZÁLEZ hijo de Richard mi hijo,
creo que te enrede un poco, pero bueno tu lo vas a entender, te decía es tan pequeño que no le voy a poder explicar que es porque me estoy acordando de ti, abuelo.

Pues se que no lo va a entender, pero el ya sabe de ti, le he dicho que hace muchos años, yo tenia mi abuelo y me quería mucho, que me mando a estudiar a una ciudad que se llama Monclova, y que ahí conocí a tu abuela y que nos casamos , tuvimos hijos, que son tu papa y tus tíos y etc.etc.

Abuelo , se que tienes preguntas pero me las quieres hacer en privado, pues te conozco perfectamente y se que quieres que mi abuela PEPA, no se de cuenta, esta bien al rato te cuento lo que tu quieres saber, pues te leo el pensamiento me preguntaras por el tío Mario, si por Mario González, si, lo he visto en varias ocasiones, esta bien, en eso se acerca la abuela y me pregunta.
No has visto a Mario, Caín? Si güela, esta bien lo vi, hace una semana, esta bien dice que pronto vendrá a verte, dile que venga me dice mi abuela,Dona JOSEFA BERNAL, mi abuela PEPA, como le decíamos de cariño, dile que se acuerde que tiene madre, me decía mi guela,yo entendía su dolor, dolor de madre, pues su hijo Mario no venia a verla, hacia unos meses, y como toda madre quería ver a su hijo, mi abuelo un poco mas fuerte de carácter, le decía, ya va a venir, ya va a venir.

Aquellos días, aquellas madrugadas que nos íbamos al rancho a eso de las 4 o 4:30 de la madrugada para llegar temprano a ordeñar las chivas , pues eran bastantes, recuerdo bien que lo primero que hacías era escoger el cabrito que habrías de sacrificar para almorzar, eso era de diario, aquellos ricos guisos, como tu los hacías, cabrito en el acero,en acero a las brasas, y con tortillas de harina, salsa en el molcajete recién hecha con tomates sosanado en las brasas, café colon, de aquellas bolsitas de café colon, después de ordeñar el almuerzo estaba listo, y a orillas de la chimenea en el rancho, a almorzar muy rico, tu güelo, mi padre Ricardo, mi tío Gustavo, y yo como invitado de honor .

Después del rico almuerzo a preparar la salida del rebaño, separar las chivas preñadas, las paridas, los chivitos, cambiarlos de lugar al medio día, cambiarles el amarre de la pata a la mano o viceversa, traerles de comer a las chivas paridas, las enfermas curarlas, preparar los corrales que estaban deteriorados las cercas, ponerles sombras a las crías, cuidar que el coyote no se acercara, pues nos podía madrugar con los pequeños chivitos.

Güelo te agradezco todo lo que me enseñaste, fue la base, fueron los pilares para mi formación, soy tu enseñanza, soy tu idea, soy parte de ti, me debo a ti, soy tu sangre.

Estoy en deuda contigo, quisiera pagarte lo mucho que hiciste por mi, y se que toda mi vida te voy a estar agradecido, de que me guiaste a lo bueno de la vida, me enseñaste los caminos buenos de la vida, pues eran los que tu conocías, pues tu los habías recorrido también, eran los que querías que yo siguiera, y esos son los que seguí, yo sigo y seguiré, y no solo eso sino que ahora recomiendo a mis hijos, mis nietos, mis hermanos que sigan el camino correcto de la vida, el mejor camino, el camino honesto, con sudor y lagrimas, quizás el mas largo pero el mas seguro, seguí tus consejos abuelo, y se que no te defraude, después te voy a rendir cuentas, estoy en deuda contigo, no se me olvida, te quiero abuelo, no me canso de decírtelo, se que me escuchas, lo siento, y eso me fortalece, me da fuerzas a seguir, pues como tu me decías, que nada te detenga, que nada te detenga en esta vida, lo que te puede detener, es solo la muerte, mientras vida tengas hay esperanza, animo, arriba, el mundo es de los que se avientan y ese eres tu, así me lo decías, tu abuelo, y aquí estoy al pie del cañon, siguiendo tus consejos, he caído, tu lo sabes, pero esas caídas me han hecho mas fuerte, pues cada caída la duplico en subir mas, y caída tras caída, subida tras subida, ya subí toda la escalera, y no me rindo, detrás del miedo esta el dinero, tu me lo decías, y es cierto güelo, un besote dondequiera que estés, gracias güelo por darme todo el cariño , cuando niño, fue la fuerza que yo necesite para ser quien ahora soy.

Así como el herrero forja el hierro hasta lograr una pieza útil, así forjaste tu en mi la enseñanza de los principios básicos de un ser humano para guiarse en la vida, en una vida de principios tan básicos, como: La honradez, la humildad, el respeto, la tolerancia, la perseverancia, estas son algunas de la muchas cosas que me fuiste como el herrero día a día, forjando y aun perduran y perduraran pues me he ido encargando de inculcarlas mas delante, y lo menciono siempre, y digo como decía mi abuelo y aplico frases que tu me enseñaste, así yo las enseño a mis nietos.

Esto es parte de lo mucho que quiero platicarte, que quiero contarte, pues creo lo debes saber, pues es parte de tu sangre, que aun vive y cada día se multiplica, y seguira tu apellido presente en este mundo tan inmenso como el universo, inmenso así fuiste tu para mi, una persona inmensa que vertiste en mi tus conocimientos y me diste tu fuerza, y en memoria tuya güelo, esta carta, abuelo güelo LIÓN.

Quiero decirte que lo que aprendí de ti me fue muy útil, lo de los negocios, las ventas como me decías tu, hasta las piedras se pueden vender, nomás las tiene uno que lavar y pintarlas, y aplico esa teoría y no falla. Me acuerdo cuando me enseñaste a vender los cabritos, una vez que ya estaban listos en la x semana de nacidos, listos para su venta, esperábamos que vinieran los de monterrey pues eran los que mejor pagaban, negociábamos el precio de venta, después a contar el dinero, fruto de todo el esfuerzo diario y constante del cuidado de las chivas, también cuando levantábamos la cosecha de trigo, después de tanto esfuerzo en barbechar, luego hacer los tajos regar, sembrar, limpiar acequias, y por ultimo conseguir la trilladora, para el sorgo o el trigo, después encostalarlo y a su venta, por ultimo el pago, tanta friega y poco dinero. Recuerdo bien cuando me mandaste a regar allá rumbo a Abasolo en la labor, que nos toco el agua a eso de las dos y media de la mañana, yo solo y sin mucha experiencia en el riego pero no me raje, te dije yo voy, me dices tu no vas a poder, te conteste, pero la lucha se la voy hacer, y no, pues todo salio bien , don Lupe Valdez ‘el mazo ‘como de cariño le decíamos papa de mi buen amigo Juan Valdez, como era a quien yo le tumbaría el agua pues estaba regando primero que yo, estábamos con reloj en mano en la compuerta, aquellos relojes, como le decían relojes regadores pues eran muy precisos, no me acuerdo la marca, estábamos en la compuerta hasta que don Lupe dijo, llego la hora cain, es toda tuya, se refería al agua, o sea que ya me tocaba a mi, era mi turno, y si, ya metí la compuerta en el compartimento, y el agua empezó a cambiar de curso, que era al lado que yo quería que fuera, el maíz ya esperaba impaciente el vital liquido, pues en ese tiempo caluroso, las plantas de maíz se adelgazaban demasiado si no les llegaba el agua cada ciertos días , y ese día era ese, andaba yo por los coleos de las melgas para ver si ya el agua se acercaba al final o sea a los coleos, tenias que ser muy preciso en calcular la distancia en que debería cortar, y cambiar a otra melga, pues si no lo hacías bien , el agua se tiraria y no se aprovecharía al máximo, pero eso no pasaría en mi caso pues yo estaba bien preparado, mis tíos {Manuel y Eloy Maldonado,
un abrazo fuerte tío Eloy te quiero mucho, ahí te encargo a mi abuelo si lo vez, te lo encargo, también de ti tengo muchos recuerdos muy bonitos, me enseñaste también a vender, vendíamos leña en la ciudad de Frontera, nos íbamos todo el camino de fierro como tu le decías, hasta llegar a ciudad Frontera a la venta de leña , me pagabas muy bien por ayudarte, con aquellos veintotes de cobre que había me dabas como diez pesotes de puros veintes, eran demasiados para mi, pero como me rendían. }
me habían enseñado muy bien esa técnica de cortar el agua a cada melga antes de llegar al final de la misma, calculando la distancia de la melga el flujo de agua que esta entrando a la misma y ahí basabas tu sentido de buen matemático para cortar y cambiar a otra melga y , pues no me fallaba,pero nunca lo habia hecho solo, llegue como a eso de las 8 de la mañana a Rodríguez, en el caballo colorado que le decíamos “el burrero “ así se llamaba y creo le gustaba el nombre , pues nunca se quejaba cuando lo llamabas así, gane varias carreras abuelo con el, a mi amigo el cari, Oscar García le jugué varias veces, algunas veces me gano otras quedamos empatados aun me debe la revancha. Con mi primer triunfo en lo que se refería a regar la labor solo, aun venciendo el temor por no decir miedo a las lechuzas que a eso de las tres de la mañana entre el maíz al final de las melgas en la oscuridad de la noche y que un pájaro enorme te aletee en la cabeza y te emita ruidos extraños, no es muy común,(después de escuchar tantos relatos referentes a las lechuzas, que eran brujas o cosas así) se me ponían los pelos de punta, bueno ya los traía así , pues tenia pelos de jabalí.

Bueno güelo no te quiero aburrir mucho, se que tienes cosas que hacer, pero como antes nunca te negaste a atenderme si un favor te pedía siempre tenias tiempo para mi, un besote abuelo dondequiera que estés. Estaremos en contacto pues te voy tener al tanto del mundo .

Yo vine a USA , para especializarme en lo que a Libre comercio se refería, cuando entro lo del libre comercio, y dije voy a quedarme unos días despues pensaba irme a radicar al Paso del Aguila, que era el lugar donde nacio Richard mi hijo el mayor de los cuatro, pues me parecia una frontera muy pacifica, y ahí poner mi negocio de Importación y Exportacion con Mexico, pero me atrapo la ilusion del sueño americano , y ya llevo años y quiero regresar, pero mis hijos no me dejan y por ellos estoy aca, ha evolucionado mucho, el mundo, han cambiando muchas cosas, tecnológicamente hablando, pero lo que no ha cambiado ni cambiara es mi amor hacia ti , te llevo siempre conmigo en mi corazón, siempre tendrás un lugar muy especial dentro de mi.

Tengo tantas y tantas cosas que platicarte, que te las iré dando a conocer en partes para no aburrirte.

Espero y recibas esta carta antes de navidad, te la mandare
por via aerea, para que la recibas mas rapido .

En honor a tu memoria

A DON JOSÉ LEÓN GONZÁLEZ,

descanse en paz

tu nieto



Lic. Ricardo ‘Caín’ González Maldonado

Libro de visitantes

Escribe tus comentarios y sugerencias en el libro de visitantes

FIRMAR LIBRO

LEER LIBRO

19/NV/2014
Lee Rosario de la Virgen, por Emma C. Ibarra


1/SP/2014
Lee 1986, por Emma C. Ibarra

Participa

¿Eres rodriguense? Envianos tu foto y compartela con nosotros.
Visita RODRIGUENSES


¿Tienes algo que contarnos? ¡Mandanos una historia!


"¿Es bueno o es malo?"
Envía tus comentarios acerca de este sitio internet al administrador

Reconocimientos

Parte de la informacion presentada en este portal ha sido extraida de los libros “Verdades y Mentiras” y "Reseña Historica de Congregacion Rodriguez, Coahuila".

El clima

Presione para pronóstico

A 33.65 Km de Rodríguez


Radar Meteorológico